Inicio » Autoconsumo » Autoconsumo Fotovoltaico. Entrevista a Tomás Díaz.

Autoconsumo Fotovoltaico. Entrevista a Tomás Díaz.

Tomás Díaz es un periodista especializado en energías renovables, y explica en esta entrevista  su punto de vista sobre el autoconsumo fotovoltaico y el peaje de respaldo, o también denominado impuesto al Sol.

El pasado día 27 de diciembre de 2013 se promulgo en el BOE la Nueva Ley del Sector Eléctrico. Tras los informes de la CNE y de la CNE que criticaban el peaje de respaldo en el autoconsumo fotovoltaico, el Ministro de Industria ha preferido no escuchar a estos organismos públicos frenando el desarrollo del autoconsumo fotovoltaico en España, en beneficio de las grandes eléctricas de Unesa.

Según indica la citada ley, ésta tiene por finalidad “garantizar un desarrollo ordenado de la actividad, compatible con la necesidad de garantizar la sostenibilidad técnica y económica del sistema eléctrico en su conjunto”. En este sentido, el articulado de la ley establece la obligación de las instalaciones de autoconsumo de contribuir a la financiación de los costes y servicios del sistema en la misma cuantía que el resto de los consumidores. Sobre esto último trata esta entrevista.

autoconumo fotovoltaicoP.- A España en el sector fotovoltaico se la conoce ya a nivel internacional por crear el absurdo peaje de respaldo. ¿Es cierto que Alemania quiere apropiarse también de esta “patente de corso”?

R.- Es “patente de corso” sólo si los pagos que se exigen al titular de una instalación de autoconsumo fotovoltaico por el mantenimiento del sistema eléctrico son mayores que los que se exigen al consumidor normal. Eso es lo que ocurre en España. En Alemania se introduce una obligación de pago para el titular de una instalación de autoconsumo fotovoltaico que es un 30% menor que la exigida al consumidor normal. En este caso no estaríamos ante un Gobierno corsario, sino ante un Gobierno responsable, que debe cubrir el coste de unas infraestructuras comunes y que es consciente de que el el titular de una instalación de autoconsumo fotovoltaico contribuye a mejorarlas -de hecho, se ha comprado un sistema de generación- y que, aunque debe pagar, debe pagar menos.

En Alemania se aplica a cada kWh una tasa para pagar las primas a las renovables y lo que llaman energieweiden, o transición energética hacia un modelo ciento por ciento renovable. En 2013 esa tasa ascendió a seis céntimos de euro por kilovatio hora; este año, en total, recaudará unos 23.600 millones de euros. El Gobierno quiere que los titulares de una instalación de autoconsumo fotovoltaico, o renovable,paguen el 70% y los de combustibles fósiles el 90%.

P.- ¿Qué motivo impulsa a Alemania a imponer esa tasa?

R.- En Alemania las primas a la fotovoltaica ya son menores de lo que pagan los consumidores por la energía y empieza a despuntar un mercado de autoconsumo, sobre todo en la industria. Esos autoconsumos -sean o no fotovoltaicos- no contribuirían a la energieweiden, y el Gobierno quiere que lo sigan haciendo, aunque reconociendo que ya lo hacen  por su cuenta. Significativamente, las instalaciones menores de 10 kW, propias del segmento residencial, que son muy importantes allí, queden eximidas de la medida, aunque la asociación fotovoltaica alemana, BSW, advierta de que sólo el 17% del futuro mercado solar alemán será doméstico, por la gran importancia que ya tienen las grandes plantas.

P.- Y aparte de España y Alemania ¿Qué otros países están poniendo trabas similares al desarrollo del autoconsumo fotovoltaico?

R.- Ninguno, que yo sepa. Muchos lo fomentan, como, de hecho, lo seguirá haciendo Alemania, aunque en menos medida de lo que lo hacen Brasil o California. En el estado norteamericano tienen numerosos programas de fomento, tanto estatales como municipales, y son líderes mundiales de autoconsumo, con 1.300 MW en régimen de balance neto con variantes muy ventajosas. Reconocen las ventajas de la generación distribuida.

California inició el fomento del autoconsumo fotovoltaico con balance neto en 1996. Originalmente había un cupo máximo en el Estado del 0,5% de la potencia pico de las distribuidoras. Ese límite ya se ha revisado en dos ocasiones, la primera hasta el 2,5% y la segunda, en 2012, hasta el 5%. La normativa era válida hasta el final de este año y no estaba claro qué iba a ocurrir, hasta que, el otoño pasado, se decidió continuar con el apoyo al balance neto y eliminar el cupo. Sin embargo, también se decidió incluir una fianza especial de 10 dólares mensuales para todos los consumidores residenciales asociada a la menor contribución del autoconsumo fotovoltaico  a los costes del sistema eléctrico.

Allí donde la fotovoltaica ya es más barata que el precio minorista de la electricidad, surge el debate. Hay alrededor de una docena de estados en EEUU tratando de calcular los costes reales para trasladarlos a las tarifas de los consumidores, con las eléctricas tirando de un lado y los ecologistas y la industria solar del otro. Australia, Turquía, Grecia, Dinamarca, Italia, México, etc. Es un fenómeno global.

P.- Parece ser que el hecho de que el Gobierno quiera incluir un peaje de respaldo está en consonancia con lo que ocurre en el resto del mundo? ¿Pero esto no es injusto?

R.- El problema está en que el Gobierno ni siquiera otorgará un trato de igualdad al autoconsumidor en relación con el resto de consumidores. De acuerdo con nuestro sistema de tarifas -distinto del modelo alemán o del californiano- el peaje de respaldo que el Gobierno propone debe compararse con los peajes de acceso del término de energía. Para un hogar, el peaje de respaldo es un 27% más caro que dichos peajes de acceso, y en potencias superiores ese porcentaje crece hasta los 400% y los 500% en muchos casos. La normativa, en vez de incentivar, como ocurre en el extranjero, penaliza.

Conceptualmente, es lógico que la disponibilidad del sistema eléctrico deba pagarse. Por eso las tarifas tienen una parte fija y otra variable, en función del consumo. El autoconsumo fotovoltaico  debería pagar todos los costes fijos y ninguno de los variables que se ahorre con la autogeneración. El problema está en cómo se calculan y se asignan en las tarifas esos costes fijos y esos costes variables. Y en todo ello también cuenta el modelo de autoconsumo y el tipo de incentivo que tenga, si lo tiene.

El alcance de la paridad de red en muchas regiones del planeta, y la rentabilidad de la generación distribuida en relación con los precios minoristas de la electricidad, abre un nuevo mercado que debe regularse. Esa regulación será distinta en cada lugar, porque las variables son grandes: las eléctricas pueden ser públicas o privadas, pueden tener mucha nuclear, mucha hidráulica, muchos impuestos. Alemania ha optado por mantener, aunque reducido, el pago de la energieweiden.

La nueva regulación alemana les parecerá justa a unos e injusta a otros, dependiendo de a quién le preguntemos. En el caso de España, es una barbaridad.

P.- ¿En qué nivel de barbaridad ves a España en un hipotético ranking?

R.- Te diría que, en materia de renovables, en el número uno. Viendo cómo han evolucionado la normativa y el mercado en la última década. Las cosas se podrían haber hecho mucho mejor. Lo que está pasando con el autoconsumo fotovoltaico es la guinda: por fin tenemos lo que queríamos, que es energía renovable y barata, y se penaliza para que no se aproveche.

Sólo los grandes consumidores, conectados a la alta tensión, estarán exentos del peaje de respaldo -absurdamente, sólo pagarán cuando evacuen electricidad a la red-, beneficiándose, por lo tanto, del impago de los peajes de acceso del término de energía. Únicamente en este caso hay una política de fomento del Gobierno hacia el autoconsumo renovable. Y es peor que la política de fomento aplicada a la cogeneración, que no pagará ningún peaje de respaldo como mínimo hasta 2020.

El Gobierno no sólo ha escogido el peor modelo de autoconsumo fotovoltaico  posible, el saldo horario de la energía autoconsumida, sin pago alguno por el excedente -ni siquiera el precio del pool, que recomienda la Agencia Internacional de la Energía-, sino que lo ha penalizado todavía más con un peaje de respaldo abusivo y corsario.

P.- ¿Crees que el Gobierno sabe realmente que el autoconsumo fotovoltaico  ya es rentable?

R.- Por supuesto. Si no lo fuese, no habría diseñado el modelo como lo ha hecho. Y lo que no me entra en la cabeza es que un partido político que defiende la libertad individual y la competencia en el mercado como ejes de su modelo social, lo haya hecho. Creo que un comportamiento así, tan contrario a su ideología, sólo puede responder a un pacto secreto con las eléctricas, aunque no tengo prueba alguna que respalde esa creencia. También creo que es tal barbaridad que no aguantará mucho tiempo; siempre se pierde cuando se lucha contra el desarrollo tecnológico.

Y vosotros, ¿qué opinais acerca del autoconsumo fotovoltaico y el peaje de respaldo?

Fuente. Suelo Solar

Acerca de Raül Carbonell

En el 2001 me subí a la montaña más alta de América para hacer un concierto en favor de la energías renovables y la paz en el Mundo. Quiero contribuir a convertir este planeta en un lugar más justo, habitable y respetuoso con el Medio Ambiente. Creo que el más pequeño de los gestos es más importante que la mayor de las intenciones. Y trabajo por ser el cambio que quiero ver en el Mundo, como dijo Gandhi.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la Política de Privacidad