Eco-noticias
Inicio » Noticias » El presente y el futuro: viviendas basadas 100% en energías renovables

El presente y el futuro: viviendas basadas 100% en energías renovables

¿Se imaginan vivir en una casa que no toma la energía de la red? En los tiempos que corren, un hogar que no tiene dependencia de las compañías eléctricas ni de los combustibles fósiles (gas natural, gasóleo, etc.), sino sólo de las energías renovables no es sólo sinónimo de ahorro, sino también de sostenibilidad.

En el este de la Comunidad de Madrid se encuentra Casa Martina, la primera vivienda de la región que basa todo su consumo en la producción propia a través de diversas energías renovables. Planificada por su propietario José Vaquero hace siete años y habitada desde tan sólo año y medio, esta vivienda es la aproximación más cercana al concepto de edificios de consumo de energía casi cero.

casa energías renovables

Ya su diseño forma parte del ahorro en el consumo. “Su orientación al sur, su aislamiento, las calidades en los materiales y una enorme cristalera en el salón permiten aprovechar la luz solar, convirtiéndola prácticamente en una casa pasiva que se apoya en las energías renovables“, describe Vaquero.

Desde la concepción de Casa Martina, Alternativas Energéticas, empresa adherida a la red EcoXpert de Schneider Electric e impulsora de este proyecto, tuvo en cuenta los recursos capaces de cubrir las necesidades energéticas básicas de la vivienda durante su vida útil. Víctor Mouré, coordinador de esta red internacional, formada por más de 200 empresas bajo el paraguas de la eficiencia energética y las energías renovables adherida a la red EcoXpert de Schneider Electric, resume así la filosofía de Casa Martina: “Buscamos los watios no consumidos a través de medidas pasivas, como es la orientación, o activas, con soluciones avanzadas respetuosas con el medio ambiente”.

Y lo han conseguido. En Casa Martina no es necesario abrir las ventanas para ventilar las estancias, con el consiguiente ahorro de energía. El aire circula y se renueva en su interior gracias a una unidad de tratamiento que, abastecida por un pozo canadiense (técnica consistente en una serie de tubos enterrados bajo la superficie por donde circula el aire), logra que la casa esté fresca en verano y cálida en invierno con un consumo muy bajo.

Se trata de un intercambiador que aporta tanto calor como frío, extrayendo también el aire de las zonas más recónditas de la vivienda, donde se genera calor innecesario, como por ejemplo de la sala técnica donde están los convertidores, o más curioso aún, de la parte trasera del frigorífico. “El calor que desprende este electrodoméstico es transportado a la unidad de tratamiento para su aprovechamiento térmico, lo que además de reducir su consumo alarga su vida útil”, cuenta Vaquero.

El suministro de agua también se ha tenido muy en cuenta. Una red de recogida de aguas pluviales y grises (procedente de las duchas, lavabos y bañeras) abastece dos depósitos de 60.000 y 8.000 litros, respectivamente. Su aprovechamiento permite llenar las cisternas de los inodoros y regar las zonas verdes y un pequeño invernadero que tiene la vivienda.

Cuando no es suficiente con el calor generado por la renovación del aire, el suelo radiante, el agua caliente sanitaria e incluso la piscina climatizada de la vivienda se alimentan de los colectores de energía solar térmica. También ayuda a este cometido una bomba de calor geotérmica que toma la energía de la tierra, concretamente de cuatro pozos de 90 metros, y que posibilita mantener una temperatura de confort en la vivienda durante todo el año.

Finalmente, una instalación fotovoltaica de autoconsumo con dos inversores de cinco y tres Kw inyecta en una minired propia, la energía producida por el campo solar, con el fin de suministrar a las cargas y aprovechar el excedente cargando las baterías de esta minired. Potencia más que suficiente para abastecer la casa y la oficina situada en la parcela contigua.

energia solar fotovoltaica 3

Por si eso fuera poco, Vaquero quiere seguir retando al pool eléctrico con la instalación de un generador eólico en la cubierta y un pequeño equipo de microcogeneración para apoyar el sistema en los días más desfavorables del invierno y “cortar cuanto antes el cable con la compañía eléctrica”, cable que ya sólo sirve para abastecer la vivienda en esos momentos.

Una instalación domótica para la gestión y el control basada en la tecnología KNX hace el resto. Persianas motorizadas y con control solar y sensores de presencia, temperatura e iluminación (el 95% de los puntos de luz son de tecnología LED) conviertan a Casa Martina en un hogar prácticamente autosuficiente y totalmente basado en energías renovables. Un proyecto que se ha realizado como una inversión en I+ D y sin ningún tipo de ayuda o subvención.

Muy crítico con la reforma energética, que penaliza el autoconsumo, el propietario de este “búnker energético” reconoce ir en contra de cualquier sistema que pretenda poner un “impuesto al sol”Vaquero se muestra tajante: “Si pretenden prohibirnos el derecho a utilizar las energías renovables defendiendo unos intereses que no son precisamente los del ciudadano y condenándonos a un retraso tecnológico con respecto al resto de países que si están en esa carrera, cometen un grave error“.

La tecnología existe y ya es muy accesible. Por lo tanto el camino es claro, lleva a la autosuficiencia y al autoconsumo total, y Casa Martina es el laboratorio que así lo demuestra”, concluye Vaquero.

Ojalá en un futuro próximo las casas de consumo cero dejen de ser sorprendentes y se conviertan en algo cotidiano… significará que las energías renovables han ganado la batalla.

Fuente: El Mundo

Acerca de Noe Carpio

Estudié Ingeniería Industrial para conocer las tecnologías del sistema productivo actual que mueven el crecimiento. Y descubrí los impactos que se ocasionan sobre la biosfera así como los límites biofísicos. Ahora en Monsolar, veo la oportunidad de contribuir a un mundo de las personas más próspero y sostenible.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

*

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la Política de Privacidad