Inicio » Autoconsumo » España: el autoconsumo más restrictivo del mundo

España: el autoconsumo más restrictivo del mundo

Artículo de Íñigo Ramiro, Marta Victoria y Manuel Castillo, miembros del Observatorio Crítico de la Energía y colaboradores. Os dejamos con este interesante análisis.

El objeto de este artículo es simplemente poner en contexto internacional la normativa de autoconsumo vigente en nuestro país. Para ello, vamos a comparar los dos elementos principales que fijan la rentabilidad (y por tanto viabilidad) de este tipo de instalaciones: la retribución de la energía vertida a la red y el gravamen sobre la energía autoconsumida instantáneamente.

autoconsumo_mundoAnalicemos en primer lugar qué ocurre con la energía vertida a la red. El RD 900/2015 establece que esta energía no tendrá ningún tipo de contraprestación económica; es decir, “se regala” al sistema eléctrico. Para calibrar la importancia de este hecho basta decir que, en un hogar con autoconsumo, típicamente sólo el 30% de la energía producida por los paneles es autoconsumida instantáneamente. El 70% restante se vierte a la red. Esto quiere decir que bajo el RD 900/2015, el dueño de la instalación de autoconsumo está regalando al sistema eléctrico más de dos tercios de la energía que produce y que ha costeado con su instalación. En la actualidad, este es, sin ninguna duda, el mayor lastre para el desarrollo del autoconsumo residencial en nuestro país, haciendo que sea muy difícil amortizar este tipo de instalaciones. El Real Decreto no aporta ninguna argumentación técnica que justifique este despropósito.

Abramos ahora el foco. ¿Es esto lo habitual en otros países? La respuesta es un rotundo no. En el contexto internacional existen distintas formas de retribuir la energía vertida a la red: (1) La llamada feed-in tariff (o pago por tarifa, en español), mediante la cual el dueño de una instalación de autoconsumo recibe un cantidad de dinero fija por el Gobierno por cada kilovatio-hora que vierte a la red. Este es el caso de países como Alemania o Reino Unido. (2) El balance neto de energía, el cual consiste en que por cada kilovatio-hora vertido a la red el autoconsumidor tiene derecho a consumir sin coste un kilovatio-hora importado de la red cuando lo necesite. Es el caso de países como Estados Unidos, Brasil, Australia o Portugal. (3) La tarifa neta, la cual consiste en que cada kilovatio-hora vertido a la red descuenta de la factura eléctrica una cantidad de dinero determinada (que puede variar en el tiempo). Es el caso de países como Italia o Chile. Independientemente de las razones que han llevado a cada país a escoger uno u otro modelo, la cruda realidad es que España es el único país del que tenemos constancia con una normativa de autoconsumo que no retribuye la energía vertida a la red.

El segundo elemento a analizar es el gravamen sobre la energía autoconsumida instantáneamente, más comúnmente conocido como “impuesto al sol”. En efecto, el pasado agosto se hizo realidad la amenaza que existía desde el año 2013: bajo el Real Decreto 900/2015, las instalaciones de autoconsumo han de pagar un canon por cada kilovatio-hora de energía autoconsumida instantáneamente. Las instalaciones de pequeño tamaño – menos de 10 kilovatios de potencia – están exentas de este canon. Para el resto de instalaciones, la cuantía del canon depende del tamaño de la instalación pero en todo caso es superior a 0.06 €/kWh. Además, existe otro gravamen (el cargo fijo) que deben pagar todas las instalaciones que incluyan baterías, cuyo objetivo encubierto es el de evitar la instalación de las mismas. Conviene recordar aquí que la instalación de baterías es una manera eficaz de minimizar la cantidad de energía vertida – y, bajo el RD 900/2015, regalada – a la red. [Si quieres saber más sobre las condiciones que establece el RD 900/2015 te lo explicamos Autoconsumo]

La justificación del Gobierno para estos gravámenes es la siguiente: el autoconsumidor está dejando de sufragar ciertos costes del sistema eléctrico, lo cual encarece la factura del resto de consumidores. Según el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, “es lo más antisocial que existe”. Y esto a pesar de que, como hemos visto anteriormente, el Gobierno ha decidido obligar al autoconsumidor a regalar dos tercios de la energía que produce al sistema eléctrico. Abramos de nuevo el foco: ¿es esta opinión compartida por otros países? De nuevo, la respuesta es un rotundo no. Ningún otro país impone semejante gravamen a la energía autoconsumida

El único ejemplo similar lo encontramos en Alemania, donde cada kilovatio-hora consumido, ya provenga de la instalación de autoconsumo o sea importado de la red, paga un canon destinado a financiar el plan alemán de desarrollo de energías renovables, EEG (Erneuerbare-Energien-GesetzEn el caso alemán dicho canon se sitúa en torno a 0.03 €/kWh para las instalaciones renovables de autoconsumo con potencia superior a 10 kilovatios.

Nuestro país cuenta, al mismo tiempo, con el mayor recurso solar de Europa y con la normativa de autoconsumo más restrictiva del mundo. Una de las múltiples ventajas del autoconsumo renovable es que, puesto que se basa en tecnologías de generación distribuida, permite la democratización de la producción energética. A modo de ejemplo, en Alemania el 47% de la potencia renovable instalada está en manos de ciudadanos y cooperativas, y sólo el 12% en manos de las grandes eléctricas. La decisión de quiénes han de ser los propietarios de las plantas de producción renovable le corresponde a la ciudadanía pero nuestro Gobierno, siempre complaciente con el oligopolio eléctrico, nos la pretende hurtar. Ésta es la batalla que los ciudadanos tenemos que luchar y pasa, entre otras medidas, por exigir una regulación sensata del autoconsumo.

Fuente: lamarea.com

Acerca de Noe Carpio

Estudié Ingeniería Industrial para conocer las tecnologías del sistema productivo actual que mueven el crecimiento. Y descubrí los impactos que se ocasionan sobre la biosfera así como los límites biofísicos. Ahora en Monsolar, veo la oportunidad de contribuir a un mundo de las personas más próspero y sostenible.

2 Comentarios

  1. J. Oostra

    So it seems like the Spanish gouvernment together with Iberdrola are the biggest thiefs of Spain, not strange because people in the board of directors of Iberdrola and the gouvernement are closely related, the same as various other big companies like Movistar who has a monopoly position. It’s all about the money and the way to get as much they can steal from the citizens to fill their own pockets and bank accounts.

    • Jorge Insa

      Yes indeed.
      But the fotovoltaics industry is a reality nowadays and the “autoconsumo” itself its already out there, competitive, cheap and unstopable.
      It is not possible to stop it forever, even for such a people.
      Governments come and go and people are becoming aware of the need of change and evolution. There is hope.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la Política de Privacidad